La respuesta a esta pregunta es “sí”. Las vacunas no pueden proteger al 100% por completo contra una enfermedad, sin embargo, proporcionar a su perro una vacunación recomendada reducirá en gran medida sus posibilidades de enfermarse.

Las vacunas están diseñadas para hacer 3 cosas: aumentar la inmunidad, disminuir la gravedad de la enfermedad clínica y ayudar a controlar la incidencia de la infección.

Si mi Perro Está Vacunado le Puede dar Moquillo

El moquillo es una infección sistémica que afecta los ojos, el sistema gastrointestinal, la función cerebral, el sistema respiratorio y el sistema nervioso central (SNC). Es altamente infeccioso y, como virus, no tiene cura. Alrededor de la mitad de los casos son mortales, lo que lo convierte en el virus canino más mortal después de la rabia en todo el mundo.

Síntomas

Los síntomas del moquillo, como muchas infecciones virales, pueden ser bastante vagos y difíciles de diagnosticar como una enfermedad particular. Incluyen fiebre, que se ve en todas las infecciones; problemas gastrointestinales como vómitos, diarrea y pérdida del apetito; inflamación; secreción de los ojos y la nariz, similar a los síntomas de la conjuntivitis; problemas respiratorios como tos y dificultad para respirar; letargo, almohadillas y narices que se vuelven duras.

Si mi Perro Está Vacunado le Puede dar Moquillo

Si mi Perro Está Vacunado le Puede dar Moquillo

Debido a este endurecimiento de las almohadillas de las patas, que no es reversible, la enfermedad a menudo se conoce como la enfermedad de la almohadilla dura. También a menudo hay infecciones bacterianas secundarias debido al sistema inmune comprometido. Estos síntomas del moquillo animal lo hacen difícil de diagnosticar ya que también son los mismos síntomas de varias otras infecciones.

Una serie de vacunas proporciona al sistema inmune de su perro anticuerpos contra el virus infeccioso, de modo que si se expone al virus, su propio sistema inmune puede atacarlo de manera más efectiva y, con suerte, eliminarlo antes de que se contagie o se enferme.

Disminuir la severidad de la enfermedad, si su perro se expone al virus y también se enferma, es probable que no se enferme tanto como si no hubiera tenido una serie de vacunas, y sus posibilidades de recuperación son mejores. Su sistema inmunológico potenciado ayudará a eliminar el virus.

Las vacunas ayudan a controlar la cantidad de virus que hay en el ambiente, por lo tanto, disminuyen las posibilidades de que su perro quede expuesto. Esto sucede porque la mayoría de las enfermedades para las que vacunamos a nuestros perros se transmiten de perro a perro, generalmente por secreciones respiratorias o fecales dependiendo del virus. Si vivimos en comunidades donde las vacunas son ampliamente utilizadas, y los perros, están libres de estas enfermedades, entonces no son portadores potenciales y no esparcirán el virus para que otros perros se contagien.

La vacuna contra el moquillo es una vacuna central, lo que significa que todos los perros deben estar inmunizados de forma adecuada contra ella, a menos que estén exentos por raras razones médicas. Distemper es un buen ejemplo de cómo los protocolos de vacuna adecuados pueden reducir en gran medida la incidencia de la enfermedad; era mucho más común antes de que la vacuna fuera ampliamente utilizada. El protocolo habitual para la vacunación de Distemper es una serie de 3-4 vacunas en los cachorros y luego refuerzos anuales o de 3 años según las recomendaciones de su veterinario. La mejor manera de reducir las posibilidades de que su perro contraiga Distemper es siguiendo el programa de vacunación recomendado que ha indicado su veterinario.

Después de tener moquillo, si el virus logra infectar al mismo perro nuevamente, la respuesta inmune se activará mucho más rápido y manejará la infección de manera más efectiva ya que es una respuesta secundaria. Funciona con casi todas las otras infecciones virales. La razón por la que no se encuentra esto en muchos estudios es porque es una regla general en inmunología.

Recomendaciones

Si su mascota tiene moquillo, debe asegurarse de limpiar a fondo su entorno para evitar que se propague a otros perros que tenga.

Desinfecte los tazones de los perros y las áreas de alimentación ya que el virus se transmite a través de la saliva y puede pasar a través de alimentos y agua contaminados. Cambie el agua con frecuencia para eliminar las partículas de virus que puedan estar nadando allí.

También desinfecte cualquier juguete que su perro recoja con la boca o tienda a masticar. Mantener el medio ambiente limpio es la mejor manera para evitar que el virus se propague a medida que se transmite por el aire, por lo que aún debe vacunar a todas sus mascotas.

Si mi Perro Está Vacunado le Puede dar Moquillo ?
5 (100%) 1 vote
Si Amas A Tu Mascota Comparte este Artículo:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter