Las Patas Traseras de Mi Gato no Responden

Por lo general, aparece repentinamente: su gato comienza a aullar o jadear y parece que no puede mover una o ambas piernas traseras. Aunque puede haber varias causas, una de las más comunes y dolorosas en los gatos es un trombo.

En este caso, un trombo, o un coágulo de sangre, se aloja en la bifurcación aórtica (donde el vaso se divide en las dos arterias que abastecen las extremidades posteriores), bloqueando o comprometiendo el flujo de sangre a las patas traseras.

Las Patas Traseras de Mi Gato no Responden

Debido a que esta condición es extremadamente dolorosa y potencialmente mortal, es fundamental ver a un veterinario de inmediato.

¿Qué causa un trombo?

En los gatos, la enfermedad cardíaca a menudo conduce a la formación de un coágulo de sangre en el corazón. Usualmente la aurícula izquierda, se agranda, disminuyendo el flujo de sangre. A medida que la sangre se acumula, se forma un coágulo, que luego puede viajar a través del torrente sanguíneo hasta que se queda alojado en un vaso, obstruyendo el flujo sanguíneo.

Un lugar muy común para que se acumule un coágulo es la bifurcación aórtica, pero otros lugares posibles incluyen arterias en los riñones, el tejido abdominal, las extremidades delanteras, los pulmones o el cerebro.

Las Patas Traseras de Mi Gato no Responden

Las Patas Traseras de Mi Gato no Responden

¿Cómo puedo saber si mi gato está experimentando un trombo?

Los signos incluyen llanto o aullido significativo secundario al dolor, incapacidad para mover las extremidades posteriores, extremidades posteriores que son frías al tacto y un tinte azulado en la piel alrededor de las uñas y almohadillas pálidas en las patas traseras.

Debido a que puede haber otras causas dolorosas por la incapacidad de mover las extremidades traseras, como la fractura de la columna vertebral o la pelvis, es mejor minimizar el movimiento o la manipulación de su gato. Envuelva suavemente a su gato en una manta suave, manteniendo las manos alejadas de su boca para evitar mordeduras involuntarias, y acuda a su veterinario o una clínica veterinaria de emergencia.

También te puede Interesar :  Síntomas del Moquillo en Gatos

Un diagnóstico de trombo suele confirmarse en función de los signos clínicos y el examen físico. El veterinario notará una ausencia de pulsos en las arterias principales dentro de los muslos. Los diagnósticos, como un ecocardiograma (ecografía cardíaca) del corazón, una ecografía de la aorta pélvica o la comparación de las presiones sanguíneas entre las extremidades anteriores y las posteriores, también pueden proporcionar evidencia confirmatoria adicional.

Una vez que un gato experimenta un coágulo de sangre, es común que se forme otro coágulo en los próximos meses. Incluso si un gato sobrevive al evento inicial, su tiempo de supervivencia suele ser limitado debido a una enfermedad cardíaca subyacente.

Se puede iniciar un tratamiento médico para ayudar a tratar el dolor de su gato y evitar que se produzca otro coágulo. Sin embargo, si la obstrucción del flujo sanguíneo es extrema, es posible que el dolor de su mascota no se pueda controlar. Además, en casos de enfermedad cardíaca avanzada, el estrés del evento puede causar una disminución significativa en la condición cardíaca de su mascota, lo que lleva a la muerte. Muchos propietarios eligen la eutanasia humana como la opción más amable para un gato que experimenta un trombo.

Si se sigue el tratamiento para un trombo, los pasos iniciales incluyen el manejo del dolor y la sedación potencial para ayudar a aliviar el malestar y el estrés de su gato.

La enfermedad cardíaca de su gato debe estabilizarse y debe iniciarse un tratamiento adecuado para la enfermedad cardíaca subyacente. Por lo general, esto implica medicamentos para el corazón, pero si la afección cardíaca ha progresado a insuficiencia cardíaca congestiva (evidenciada por la acumulación de líquido en los pulmones), pueden requerirse tratamientos más agresivos, incluida la terapia de oxígeno y la administración de medicamentos adicionales.

También te puede Interesar :  Antibióticos Para Gatos Resfriados

Además, la terapia anticoagulante puede iniciarse para ayudar a prevenir la formación de otro coágulo de sangre. Se puede considerar la terapia trombolítica o medicamentos para descomponer el coágulo de sangre actual, pero se requieren estudios adicionales para determinar si esta terapia es verdaderamente efectiva.

 Con el tiempo, el cuerpo puede formar una ruta alternativa para el flujo de sangre alrededor de los vasos sanguíneos obstruidos y el coágulo de sangre se rompe naturalmente.

Si tiene alguna inquietud acerca de que su gato esté en riesgo de padecer esta afección, asegúrese de hablar con su veterinario.

Tratamiento

El curso del tratamiento dependerá de la causa de la parálisis de su gato. Si su gato no puede caminar, orinar o defecar por sí solo, lo más probable es que sea ingresado en el hospital mientras su veterinario trabaja para establecer un diagnóstico.

Desde allí, su veterinario controlará a su gato diariamente para seguir su recuperación y progreso. Si su gato tiene dolor, se le administrarán medicamentos para ayudar a controlar el dolor, su vejiga se vaciará varias veces al día con un catéter y se ajustará físicamente a lo largo del día para asegurarse de que no tenga úlceras.

Si la causa de la parálisis es una infección o un disco resbaladizo, la afección se tratará con medicamentos, cirugía o terapia. Los tumores u obstrucciones del suministro de sangre pueden repararse quirúrgicamente, dependiendo de la vulnerabilidad de la ubicación. Algunos gatos paralizados se recuperan muy rápidamente.

Dependiendo de la gravedad de la condición, su gato puede permanecer en el hospital hasta que pueda caminar, o su veterinario puede enviar a su gato a casa con una guía para la atención y recuperación en el hogar.

También te puede Interesar :  Si mi Gato se Rasca Tiene Pulgas ?

Vida y gestión

Su veterinario le ayudará a hacer un plan para cuidar a su gato en casa. En ocasiones, su gato puede resistirse a su cuidado debido al dolor, pero un cuidado firme y suave ayudará a disipar las reacciones de miedo. Si es posible, pídale a otra persona que lo ayude a sujetar al gato mientras está administrando el cuidado, o envuélvalo de modo que no pueda aruñar o huir.

Es importante que cuide a su gato adecuadamente para que se recupere completamente. Siga cuidadosamente todas las instrucciones de su veterinario. Si su veterinario le ha recetado medicamentos, asegúrese de administrar el tratamiento completo, incluso después de que su gato parece haberse recuperado por completo.

Si tiene alguna pregunta o problema para cuidar a su gato, pídale ayuda a su veterinario y no le dé analgésicos ni ningún otro medicamento a su gato sin consultar primero a su veterinario, como algunos medicamentos para humanos. Puede ser tóxico para los animales.

En algunos casos, si la parálisis no se puede tratar, pero su gato está sano, su gato podría estar con una silla de ruedas especial (carrito) para ayudarlo a caminar. La mayoría de los gatos con carritos se ajustan bien y continúan disfrutando de sus vidas. No hace falta decir que, si su gato ha sido afectado con una condición paralizante, debe ser castrado o esterilizado para que no corra el riesgo de sufrir más lesiones por el apareamiento.

Las Patas Traseras de Mi Gato no Responden
5 (100%) 1 vote
Si Amas A Tu Mascota Comparte este Artículo:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter